//
estás leyendo...
TallerSur-contenidos

"Sin hogar" en Zaragoza

PRACTICA TALLERSUR NOV’09  Por: Maite Muñoz, Jaime Díaz, Jaime Quintana y Alberto Morer

Los conceptos de “sin techo”, “sin hogar”, “indigente”, “vagabundo”, “mendigo”, etc. las asociamos a personas que han perdido sus raíces y no se asientan en ninguna parte, no tienen empleo, están marginados y generalmente presentan polipatologías de tipo físico y mental relacionadas en casos a problemas de alcoholismo o drogas.  Además, estos términos traen, de manera intrínseca, una connotación negativa que implica rechazo social. De este modo los “sin hogar” se encuentran en una situación de invisibilidad frente a la sociedad que potencia su exclusión.

FEANTSA (Federación  Europea de Asociaciones Nacionales que trabajan con sin hogar) define a este colectivo como: “aquellas personas que no pueden acceder o conservar un alojamiento adaptado a su situación personal, permanente y que les proporcione un marco estable de convivencia, ya sea por falta de recursos o por dificultades personales o sociales para llevar una vida autónoma”.

Hasta el 2008 el colectivo de los “sin hogar” estaba cuantificado. Después del inicio de la crisis, los datos empiezan a ser difusos y actualmente no es posible hallar un número concreto. A este grupo se les ha añadido personas en paro y sin ingresos, dentro de las cuales caben destacar inmigrantes y mayores de cincuenta años, provenientes de sectores como la agricultura y la construcción.

Al hablar de inmigrantes no hay que olvidar la existencia de los “pisos patera” y las “camas calientes”  como otra forma de “sin hogar”.  En los primeros, destaca el hacinamiento y las segundas implican abaratar aún más el alquiler, no ya de una habitación, sino de un colchón. Y esta es una realidad que podemos encontrar en nuestra ciudad en calles como Gran Vía, o la Plaza S. Francisco.

En Zaragoza, Cáritas y el Albergue municipal, consideran imposible definir un colectivo tan amplio y en continuo  cambio por la crisis. Pero sí pueden afirmar que el número de personas atendidas se ha disparado éste último año y las previsiones no son alentadoras.

Además, podemos destacar que Zaragoza es un caso particular. Las obras asociadas a la Expo han atraído a un gran número de personas en busca de empleo, de ellos la mitad al menos inmigrantes. Al finalizar el evento y las obras relacionadas, y con la crisis de la construcción, este colectivo se ha visto en el paro y obligado a vivir en la calle; pero lo más relevante es que muchos miembros piensan quedarse en la ciudad en vista de posibles expectativas en proyectos como Gran Scala. Generalmente estas personas no están empadronadas, lo que conlleva a potenciar su invisibilidad.

La llegada del invierno hace todavía más difícil la vida de los que sufren la calle. Las asociaciones, el albergue municipal y los comedores sociales también temen sus efectos. Vienen advirtiéndolo desde hace tiempo pero la realidad es que sus recursos no han aumentado en la línea de la demanda. En 2008 se atendieron en el Centro de Cáritas 843 personas sin techo; en 2009, a fecha de 4 de noviembre, ya se han atendido 787. Hay que tener en cuenta que a esa cifra se añadirán los que vengan en noviembre y diciembre que son los peores meses por el clima.

Están desbordados y preocupados. Todos los días se quedan sin comer la mitad de los que acuden a los comedores y el aforo para pasar la noche está siempre completo.  En el albergue durante el invierno suelen habilitar por los pasillos y otros espacios extras; pero este año la solución –que si bien nunca ha sido la más deseable- será insuficiente. Los trabajadores sociales prevén que la gente va a morir literalmente de frío.

Y he aquí la crudeza de la realidad en un asunto de solución tan a la vista. Con esta realidad convivimos y está para quedarse. Zaragoza no puede eludir su responsabilidad ante los “sin hogar”; pues no tener hogar implica más que estar sin techo.

Anuncios

Comentarios

7 comentarios en “"Sin hogar" en Zaragoza

  1. Se describe bien la magnitud e importancia del problema y su tendencia creciente. Tiene la virtud de la sensibilización, especialmente con la frase “la gente va a morir literalmente de frío”.

    Sin embargo el análisis de las causas es algo superficial. Creo que van más allá de las enfermedades mentales, la post-expo o la crisis económica, que son sólo causas inmediatas. Probablemente esta falta de profundización sobre las causas provoca que el artículo tampoco contenga propuestas para la solución del problema.

    Creo que estaría bien que tanto los autores como los lectores profundizásemos por medio de comentarios en este análisis de causas y soluciones. ¿Os parece?

    Gracias por vuestro trabajo y enhorabuena. Gerardo

    Publicado por Gerardo Molpeceres | 21 noviembre 2009, 12:46
  2. Estoy de acuerdo contigo en que no hemos profundizado en las causas y soluciones, porque eso sería larguísimo y no propio de un artículo de estas características; la finalidad del artículo es “abrir boca”.

    Creo que las causas por las que una persona vive en la calle son innumerables y describirlas desviarían la atención sobre nuestro objetivo, que pretende únicamente llamar la atención en vista del agravamiento del problema con la crisis y la llegada del invierno.

    Es posible que hayamos nombrado un aspecto demasiado concreto, y quizás resulte un poco “light”.

    Estuvimos barajando la posibilidad de escribir sobre los “objetivos del milenio”, la escasa repercusión del tema a nivel de medios de comunicación, el estancamiento presupuestario por parte del Ayuntamiento, etc.

    Si realmente un ciudadano quiere participar y colaborar tiene suficiente información y medios a su alcance.

    Lo que se busca no es sólo su colaboración sino su implicación, de esa manera la sociedad tendría poder para cambiar estas situaciones de injusticia.

    Ésta es sólo una opinión y en el grupo somos cuatro,

    Agradecería más opiniones al respecto, gracias, un saludo a todos!

    Publicado por alberto morer | 24 noviembre 2009, 13:02
  3. Bueno a mi tambien este articulo me parece que ofrece materia suficiente para reflexionar y me gusta, pero quizas puedo aportar aguna cosilla.
    De las causas se puden añadir cosas como estas:
    El actual modelo de familia, formada por padres e hijos, donde dificulmente tienen espacio 3ªs personas, un tio, un amigo, un eso … hace años no era de este modo. A esto tambien contribuye el tamaño de los pisos.
    Dificultades para acceder a una vivienda, o a algun espacio fisico que tengas caracteristicas semejantes. Sobrevaloracion de los pisos.
    Las adicciones, alcohol, drogas, juego, con perdida de la autoestima.
    El cambio de valores en las personas y en la sociedad, donde lo importante es lo externo, lo que se ve, figurar, poco importa lo que realmente le pase a las personas, si no se ve, no pasa nada.
    Seguro que se pueden pensar mas causas, pero sumando poco a poco podremos hacernos mejor a la idea de lo que realmente abarca el tema de los “SIN TECHO”.
    Al no tener techo, no tengo direccion, no tengo trabajo muchas veces, en definitiva NO EXISTO, no estoy ,no hay problema . Solo tengo que estar calladito y no moverme, así nadie me ve, no se enteran de lo que me pasa , soy invisible.
    Soluciones alguna se me ocurre, pero voy a seguir pensando y las comentare mas tarde.

    Publicado por maria jose lahoz | 24 noviembre 2009, 18:22
  4. Como muy bien ha explicado Alberto, el objetivo del artículo era activar la neurona/s critica/s que toda persona tiene, de manera que nos haga plantearnos la situación de este colectivo que está muy cerca geográficamente hablando, pero a la vez tan lejos, dada su invisibilidad para la sociedad en general.

    Hablamos de un grupo social que cada día es más amplio, debido en gran medida, a la situación actual de crisis, lo que conlleva, a que las causas que han contribuido a engrosar las filas de los “sin hogar” sean cada vez, de más diversa y compleja índole, eso si, todas con un denominador común: tienen que ver con los sucesos vitales de las personas: abandono, soledad, malos tratos, separaciones, adicciones, pérdida de la vivienda, falta de apoyo social, etc.

    Nos parecía importante el destacar que este colectivo está marcado por la invisibilidad, que se confirma con su exclusión de la sociedad, me explico:
    – no son nadie legalmente, ya que al no tener casa, no están en el censo, por lo tanto no votan y por consiguiente nadie les representa.
    – no son nadie socialmente, han perdido sus redes sociales o apoyos, por lo que a nadie les importan. Además, ya solo los términos que empleamos para referirnos a estas personas implican una clara connotación negativa: vagabundos, transeúnte, indigente…
    – todo este vacío, hace que dejen de ser importantes hasta para ellos mismos, lo que los lleva a una situación de abandono absoluto en muchas ocasiones.

    Es evidente que se trata de un colectivo muy vulnerable y con muchas carencias y necesidades, pero su integración en la sociedad pasa por un cambio en ella, pasa por construir una sociedad desde la participación social, basada en el Ser y no en el Tener.

    Publicado por Maite Muñoz | 24 noviembre 2009, 22:44
  5. Comparto vuestras ideas y conclusiones, y me gustan las aportaciones.

    Creo que esto funciona, jaja!!!

    Publicado por alberto morer | 25 noviembre 2009, 12:26
  6. Coincido con Maite en que la causa de fondo es la Exclusión social de estas personas. Creo que se deriva de un modelo social y económico excesivamente liberal y competitivo que necesita “ganadores” (o triunfadores) y consecuentemente “perdedores” para funcionar.

    Creo que la clave de solución está en abordar políticas globales de inclusión, que deben ir más allá del concepto de “servicios sociales” y abordar la transformación del modelo social.

    Publicado por Gerardo Molpeceres | 27 noviembre 2009, 11:48
  7. Estando de acuerdo contigo Gerardo en que la causa de fondo es la exclusion social. Pero a este grado de exclusion se llega por muchos factores, pues debemos de recordar que un número no despreciable de los “Sin techo” son personas que hasta hace algun tiempo eran consideradas por la sociedad como normalizadas, y en un momento determinado suceden una serie de cosas encadenadas en su vida que le llevan a verse en la calle.
    Entre las soluciones que se me ocurren pienso que lo primero seria HACERLOS VISIBLES, mejorar su autoestima y eso tendría que ser acompañandolos prestandoles nuestra voz, para que la gente los escuche, se conozcan cuantos son y como han llegado a esa situación, desmitificar el estereotipo que existe sobre ellos. De esta forma la sociedad se iria enterando de que estan,sufren y algo de responsabilidad tenemos todos en esto. Claro esto se podra lograr siempre que “LAS EMPRESAS DE COMUNICACION” quieran, pues claramente sabemos que lo que no sale en los medios no existe.
    Exigir politicas de inclusion como dice Gerardo,es algo que simultaneamente hay que exigir al gobierno, pero seguramente antes sera necesario que se les facilite alguna ocupacion remunerada, para pasar al grupo de los que trabajamos y de esa forma ya empiezan a tener derechos y obligaciones, ya existen, ya pueden coger fuerza para más cosas .

    Publicado por maria jose lahoz | 27 noviembre 2009, 22:50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“ACERCANDONOS Al SUR”

Taller de 4 sesiones sobre la realidad del Sur y la Cooperación al Desarrollo. Organizado por Huauquipura, Vides, Entreculturas, Intered y Acción Solidaria Aragonesa (ASA).

Pon AQUI tu e-mail.

Únete a otros 89 seguidores

Comparte este blog

Facebook Twitter More...