//
estás leyendo...
TallerSur-contenidos

Educación para todos y todas, ¿cuándo? ¿vale cualquier educación?

Teresa Ramos, Ana Camino, Victor Ortega y Luis Alfonso Montolar

La educación es liberadora o no es educación. Alfabetizar es sinónimo de concienciar, es reflexión y acción.En el Foro Mundial sobre la Educación, celebrado en abril de 2000 en Dakar (Senegal), los gobiernos del mundo y los representantes de las organizaciones internacionales, se comprometen a lograr una “Eduación para Todos y Todas” en 2015.

Este compromiso se concreta en seis objetivos que están en consonancia con los Objetivos de Desarrollo del Milenio establecidos por la ONU en el año 2000.

Objetivos de Dakar:
1. Extender y mejorar la educación integral de la primera infancia.
2. Velar para que en 2015 todos los niños y niñas tengan acceso a una enseñanza primaria gratuíta y obligatoria de calidad y la terminen.
3. Velar para que las necesidades de aprendizaje de todas las personas jóvenes y adultas sean atentidas.
4. Aumentar en un 50% el número de personas adultas alfabetizadas para el año 2015, especialmente mujeres, y facilitar a todas las personas el acceso a la educación básica y a la educación permanente.
5. Eliminar las disparidades entre los géneros en primaria y secundaria para 2005 y alcanzar la igualdad de género en educación para 2015.
6. Mejorar todos los aspectos cualitativos de la educación, para que todas las personas consigan buenos resultados de aprendizaje.

Objetivos de Desarrollo del Milenio
Objetivo 2: Garantizar que todos los niños y niñas finalicen un ciclo completo de enseñanza primaria.
Objetivo 3: Eliminar la desigualdad de género en enseñanza primaria y secundaria, preferentemente en 2005, y a todos los niveles en 2015.

De nuevo se han reunido más de cien Jefes de Gobierno en la sede de las Naciones Unidas de Nueva York en septiembre de 2010. A cinco años para el cumplimiento de los plazos, todos estos buenos propósitos relacionados con la educación y la igualdad de género están muy lejos de alcanzarse en los países en vías de desarrollo, en particular en Africa Subsahariana.

La alfabetización es un derecho y la base para continuar aprendiendo, sin embargo se puede constatar que uno de cada cinco habitantes que pueblan el planeta (18%) es todavía analfabeto, es decir 771 millones de personas, frente a 872 millones en 1990. Algunos pasos se han dado, pero demasiado lentos.

La educación universal para todos los seres humanos, hombres y mujeres, es importante en sí misma como medio para el desarrollo y crecimiento personal, un derecho inalienable de todas las personas. Pero además, va a potenciar el desarrollo económico y social de cualquier país por su repercusión en otras áreas.

La educación tiene unos beneficios indudables a nivel individual:
En efecto, el nivel educativo más básico como es la alfabetización, desarrolla el lenguaje, y este configura el pensamiento y la mente de una persona. Por otra parte, hay innumerables testimonios de personas adultas alfabetizadas que sienten que su autoestima, la seguridad en sí mismas, su vida en general ha cambiado, se valoran más, se sienten más personas, por un hecho en apariencia tan simple, de haber accedido a la cultura escrita.

También tiene beneficios a nivel colectivo:
En el ámbito de la salud. Una persona con una buena base educativa tiene más posibilidades de acceso a conocimientos en materia de nutrición y salud, así como al aprendizaje de hábitos básicos de higiene, cuya ausencia facilita el desarrollo de enfermedades. En cuanto a la salud sexual y reproductiva, la educación facilitaría, especialmente a las mujeres, tener un mayor control sobre sus relaciones sexuales, nacimientos, y en definitiva un mayor control sobre sus vidas. En lo que se refiere al SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual, unos mínimos conocimientos y hábitos ayudaría a evitar su propagación. Todo esto redundaría en una mejora de la salud de la población que se potenciaría todavía más si las mujeres acceden a la educación, no solo por su propia salud, sino porque en la mayor parte de los grupos sociales es ella quien ejerce los cuidados y la educación de las nuevas generaciones, siendo por tanto la transmisora de todos estos conocimientos.

En el ámbito económico. La educación tiene efectos positivos en la generación de renta y reducción de la pobreza, tanto desde el punto de vista individual como social. Una mayor cualificación facilita el acceso al trabajo, además de favorecer que un país tenga empresas más competitivas. En algunos países como Burkina Faso y Camerún entre otros, las Estrategias de Reducción de la Pobreza vinculan la alfabetización con beneficios como la preparación para el trabajo, el desarrollo del autoempleo, el acceso a los microcréditos o la sostenibilidad de los cultivos.

En el ámbito de la igualdad de género. La desigualdad entre hombres y mujeres es una de las más graves injusticias que existen en el mundo, también en el considerado mundo desarrollado. Si nos centramos en Africa Subsahariana y otros países en vías de desarrollo, las desigualdades pueden ser extremas por razones políticas, culturales, económicas, etc.La discriminación positiva para que las mujeres tengan acceso a la educación igual que los hombres, es la única vía que puede potenciar la igualdad de derechos a todos los niveles.

En el ámbito político. Con el acceso a la educación se cumple un derecho de todas las personas, es imprescindible para una mayor justicia social, una mayor participación democrática en las organizaciones políticas y en las diferentes asociaciones laborales, vecinales, etc.

Pero, si todas las personas, hombres y mujeres, llegasen a tener una educación básica, ¿sería suficiente? ¿nos podríamos dar por satisfechos? ¿no sería más fácil para los países desarrollados transmitir sus propios modelos y valores con toda la población mundial alfabetizada? Evidentemente sí. Cabría pues preguntarse, ¿es válida cualquier educación?

Es el momento de recordar a Paulo Freire y su concepción de la educación, “la educación verdadera es praxis, reflexión y acción del hombre (añadiríamos, y de la mujer) sobre el mundo para transformarlo“. Y eso se logra no solo con la transmisión de unos conocimiento, sino sobre todo con los métodos y recursos que se utilizan para ello. Por eso las formas y métodos tradicionales de alfabetización le parecieron insuficientes, ya que se prestan a la manipulación del alumno por parte de los educadores, que responden a su vez a las estructuras de dominación de la sociedad y terminan por “domesticarlo”, en vez de hacerlo una persona libre.

La educación es liberadora o no es educación. Por eso, alfabetizar es sinónimo de concienciar, es reflexión y acción. Esto supone que el alumno aprenda a pensar, desarrolle la capacidad crítica, sea capaz de tomar decisiones y pase a la acción transformadora de la sociedad. Si solo existe la reflexión se podrá analizar la realidad, plantearse lo bien o mal que está nuestra sociedad, la de cada uno, organizar debates, de tal manera que se acabará pensando que ya se ha cambiado el mundo por haber reflexionado y hablado. Si solo hay acción, sería un activismo puro, fácilmente manipulable al carecer de reflexión previa.

La opción está entre una educación para la domesticación (transmisora de los mismos valores y estereotipos sociales, como una especie de “neocolonización”) y una educación para la libertad. Solo mediante la educación para la libertad, cada sociedad transmitirá su cultura a las nuevas generaciones, tratando de conservar y mantener aquellos valores, costumbres, normas, etc… que después de una profunda reflexión se considere que merece la pena conservar; y a la vez, transformando, modificando o incluso eliminando aquellos otros que se consideren dañinos, perjudiquen a la propia sociedad o a una parte de la misma.

Anuncios

Comentarios

4 comentarios en “Educación para todos y todas, ¿cuándo? ¿vale cualquier educación?

  1. Gracias por enviar el artículo. Tiene dos partes claramente diferenciadas, que ya se anuncian en el título: a) el acceso universal a la educación y b) ¿a qué tipo de educación?

    La segunda parte me parece muy interesante porque es verdad que una “educación domesticadora” como la llamáis en vuestro artículo, puede inhibir el desarrollo en lugar de fomentarlo. La urgencia del acceso universal, que es fundamental, no quita importancia al análisis cualitativo sobre la capacidad de transformación de la sociedad.

    Quizás el artículo adolece de una excesiva división entre uno y otro asuntos, y se echa en falta un mayor desarrollo del aspecto cualitativo, en el que los OMD han hecho menor incidencia.

    Enhorabuena por el artículo, y GRACIAS

    Publicado por Gerardo | 13 noviembre 2010, 11:33
  2. 13 años de muerto, 40 años de publicado su libro la pedagogía del oprimido, y aun siguen vigentes sus ideas de Paulo Freire como respuesta al problema social. Definitivamente la educación es la única herramienta que garantiza alcanzar la libertad de los hombres y mujeres.

    Publicado por marleria | 13 marzo 2011, 23:11

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Educar para el cambio | Taller Sur Zaragoza - 28 enero 2013

  2. Pingback: Educación y gobernabilidad | Taller Sur Zaragoza - 28 enero 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“ACERCANDONOS Al SUR”

Taller de 4 sesiones sobre la realidad del Sur y la Cooperación al Desarrollo. Organizado por Huauquipura, Vides, Entreculturas, Intered y Acción Solidaria Aragonesa (ASA).

Pon AQUI tu e-mail.

Únete a otros 89 seguidores

Comparte este blog

Facebook Twitter More...